Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Lunes 16 de Julio de 2018 -  05:27 pm 
INTERÉS

06-07-2018

La Justicia habilitó a una abuela a cultivar cannabis para su nieto


El nene de 7 años tiene síndrome de Tourette y necesita de la sustancia para tratar su enfermedad. La jueza federal Mirta Filipuzzi de Río Negro dispuso que puedan acceder por la vía legal y gratuita para mejorar su calidad de vida.
La jueza de Río Negro Mirta Filipuzzi autorizó a la abuela de Joaquín Navarro de 7 años, a que cultive “todas las plantas de cannabis que sean necesarias” para poder tratar la enfermedad de su nieto.

Joaquín tiene síndrome de Tourette y el aceite de cannabis mejora su calidad de vida de forma considerable.

Se trata del segundo amparo de uso de cannabis medicinal en Argentina. El primero fue en Salta, en marzo, cuando la Justicia autorizó a una mujer a cultivar 12 plantas adultas y 40 plantines de distintas cepas para tratar el trastorno neurológico de su hijo.


El síndrome de Tourette es un trastorno neuropsiquiátrico que se caracteriza por la aparición de múltiples tics motores y al menos un tic fónico involuntario. Se pueden registrar cambios periódicos en la cantidad, en la frecuencia, en el tipo y en el lugar en el que se producen los síntomas y altibajos en su gravedad.

Joaquín fue diagnosticado a principios de 2016. Y el 4 de noviembre de ese año, su familia le dio aceite de cannabis por primera vez. "La mejoría se notó desde el primer día. Hoy te puedo decir que gracias al cannabis mi nieto es un chico de segundo grado más, que va a una escuela normal. Si no te digo que tiene Tourette, no te das cuenta", dijo María Eugenia Sar, su abuela, tras el fallo.

Al plantear su acción ante la Justicia, la familia del menor resaltó “los extensos trámites burocráticos que exige el Estado Nacional a sus entes para la importación y producción del aceite cannabico así como respecto de las personas que deseen incorporarse al Programa establecido por la ley 27350, lo que pondría en riesgo la integridad psicofísica de Joaquín”.

“La autorización para autocultivo de la sustancia vegetal en cuestión, si bien está sugerida en evitar que los responsables puedan verse perseguidos por una infracción de tipo penal, se asienta esencialmente en la mejora en la salud y calidad de vida del menor J. afectado por una enfermedad incapacitante, la que según se viese en el informe médico referenciado en extenso, solo pudo ser alcanzada hasta el momento y ante la respuesta negativa a productos farmacológicos prescriptos, con el suministro del aceite cannabico”, dice el fallo.

"Ya casi no tiene tics, bajó ansiedad, no tiene más TOC. Hace una vida normal. No tiene problemas para sociablizar. Gracias a Dios apenas supimos del síndrome dejamos los tabúes de lado y nos animamos a probar.", contó.

Untitled Document