Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Domingo 23 de Septiembre de 2018 -  01:17 am 
INTERNACIONALES

04-07-2018

La Justicia de Ecuador ordena la prisión preventiva del ex presidente Rafael Correa


La Corte Nacional de Ecuador pidió ayer la captura internacional del ex presidente Rafael Correa como parte del proceso por secuestro de un legislador de oposición.

La jueza Daniela Camacho recibió el pedido de la fiscalía general y tomó tal decisión luego de que el ex mandatario, residente en Bélgica, incumpliera la orden del tribunal de presentarse desde el 2 de junio cada 15 días en Quito como medida preventiva del proceso judicial.

La Corte también solicitó que el mandatario sea sometido a prisión preventiva con fines de extradición.

Correa había acudido el lunes con una misiva al consulado en Bélgica, pero la Corte Nacional no aceptó tal acción, porque incumplía la orden previa.

En su misiva al consulado, Correa dijo que “todos saben que es una vulgar persecución política, que nunca hubiera podido ocurrir en un verdadero Estado de Derecho, y que, por burda y absurda, jamás prosperará a nivel internacional. Agradezco el profesionalismo de los funcionarios del Consulado. ¡A resistir! Todo es cuestión de tiempo”.

El abogado de Balda, Felipe Rodríguez, manifestó a la prensa que Correa “no se puede presentar donde a él le plazca” y que “es problema de él” si decidió dejar un escrito en el consulado en Bruselas. “La ley dice que si incumplió la medida alternativa a la prisión preventiva, entonces tendrá que dictarse una medida privativa de libertad”, añadió Rodríguez.

El antiguo legislador secuestrado, Fernando Balda, dijo que “lo que ha sucedido es la consecuencia de los actos del ex presidente Correa. Primero cometió un delito penal como es el secuestro, y segundo incumplió la medida dictada por una jueza competente”.

Añadió que “se ha empezado a hacer justicia de una manera ejemplar y la decisión de no acudir al llamado de la jueza lo ha convertido en un prófugo de la justicia”.

“ES UN COMPLOT”

Tras el anuncio del pedido de detención, Correa, quien mantenía una buena relación de amistad con Cristina Kirchner cuando ambos eran presidentes e incluso no hace mucho estuvo de visita en nuestro país, reaccionó en su cuenta de Twitter: “Balda ya anunciaba en noviembre que se venían procesos judiciales que me pondrían orden de captura de Interpol ¿adivino o parte de un complot? Hagan sus apuestas”.

Un par de horas antes, cuando la jueza Camacho aún no había recibido el pedido de la fiscalía, Correa escribió en la misma red social: “¿Saben cuánto éxito va a tener esta farsa a nivel internacional? No se preocupen, todo es cuestión de tiempo. ¡Venceremos!”.

Sobre el proceso en su contra, en otro mensaje por la misma red, el ex presidente afirmó que el fiscal general encargado, Paúl Pérez, fue “puesto a dedo”, que se lo ha vinculado al caso “sin ninguna prueba”, que la jueza “se allana al desacato de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral)”, y que la medida cautelar que le ha impuesto es “imposible de cumplir”.

El abogado del ex mandatario, Caupolicán Ochoa, aseguró que “no se trata de hacer justicia sino de hacer venganza” aduciendo que en este proceso “se han producido arbitrariedades y violación del debido proceso”. “Hemos visto un escenario donde se han violado todas las garantías de carácter institucional”, insistió Ochoa al advertir que apelarán la decisión de Camacho.

El intento de secuestro del ex legislador se produjo en Colombia en la noche del 13 de agosto de 2012, cuando fue abordado por cinco personas, cuatro hombres y una mujer, que lo introdujeron con violencia en un vehículo y lo mantuvieron retenido alrededor de una hora y media, tras lo cual fue rescatado (Ver aparte). Balda ha defendido una y otra vez que existen pruebas sólidas de que Correa está implicado en la orden de su secuestro.

Sin embargo, el ex presidente, que no descarta pedir asilo en Bélgica u otro país, asegura que no existen esas pruebas.

Balda, que desde ayer es parte de la acusación particular en el caso, anunció que iniciará una campaña para convencer a los Gobiernos europeos de que no le den asilo a Correa.

Diputados afines al ex mandatario socialista (minoría) le pidieron el jueves pasado desde Quito que no regrese al país para presentarse ante la justicia “por su seguridad”.

El oficialismo, en el gobierno desde hace una década, cayó en crisis debido a una pugna de poder entre Correa y el actual mandatario Lenín Moreno, que también derivó en el fraccionamiento de su bloque parlamentario que controlaba la Asamblea Nacional (con 74 de 137 bancas). Unos 30 diputados quedaron alineados a Correa y el resto apoya a Moreno. (AP, EFE y AFP)

Untitled Document