Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Miércoles 20 de Junio de 2018 -  09:24 pm 
OPINIÓN

16-03-2018

"Elecciones en Rusia: Un Final Cantado", por Alfredo Atanasof


Según las encuestas el presidente Putin tiene más del 70% de intención de voto para los comicios del próximo domingo 18 de marzo. A partir de la reforma constitucional del año 2008, hubo una serie de modificaciones importantes como la posibilidad de la reelección y la extensión del mandato presidencial de cuatro a seis años. Es decir que, si se confirman los números de las encuestas que dan a Vladímir Putin como ganador en los comicios del domingo 18, éste asumiría su último mandato y desde 2024 no podría volver a ser presidente.

Con Putin Rusia superó la inflación, aumentó el gasto social, mejoró el presupuesto militar, se desendeudó y tiene la tasa impositiva más baja de Europa junto con Irlanda. Ha sido un muy buen administrador y logró la independencia respecto al Fondo Monetario Internacional.

Por primera vez en la historia contemporánea de Rusia, se ha registrado la deflación —un descenso generalizado de los precios. La severa política monetaria y crediticia no fue el único factor que contuvo la inflación. Otros ‘pequeños’ hitos, como las buenas cosechas y el estable tipo de cambio de la moneda rusa también contribuyeron a evitar el incremento de precios. En general, la inflación disminuyó a niveles inferiores al 4% en 84 de las 85 regiones del país.
Tras varios años de recesión y una lenta recuperación, la industria de Rusia creció más rápido de lo que se esperaba. A finales de 2017, su crecimiento alcanzó el 1,2%.

Hasta noviembre de 2017, las exportaciones de gas aumentaron un 8,7% siendo la causa de este aumento la creciente demanda de Alemania y Austria. Además, las ventas de automóviles se incrementaron en un 22,4% en 2017.

No es un secreto que cuando el tipo de cambio de la moneda nacional se deprecia, las importaciones disminuyen. Pese a estas circunstancias, su crecimiento anual aumentó en un 7,6%.
Al mismo tiempo, el comercio al por menor paulatinamente se recuperó. En tanto que 2017 fue crucial para el sector bancario porque se realizó un proceso a gran escala en cuyo transcurso el Banco Central de Rusia comenzó el saneamiento de tres grandes bancos del país: Binbank, Otkritie y Promsviazbank.

Hace dos años el rublo vacilaba al compás del precio del petróleo. Ahora, esta dependencia se ha reducido, y la correlación entre el rublo y el petróleo que alcanzaba el 80%, en los últimos meses ha disminuido hasta el 30%.

Los rusos son bastante conservadores y la popularidad de los candidatos al cargo presidencial resulta bastante estable. El hecho de que una gran mayoría de electores muestren su disposición de acudir a las urnas en marzo (hasta un 79%), refleja que la sociedad ve la participación en las elecciones como algo positivo.

Según la última encuesta realizada por VCIOM por teléfono entre 7.000 habitantes de Rusia elegidos al azar, el candidato más popular es el actual presidente de Rusia, Vladímir Putin, cuyo índice de popularidad creció para principios de febrero hasta un 71,4%, de un 69,9% a finales de enero.

En segundo lugar el sondeo sitúa a Pável Grudinin, el candidato del Partido Comunista de Rusia, con un número de seguidores entre un 7,2% a finales de enero y un 6,9% para principios del mes actual.

El tercer escaño corresponde a Vladímir Zhirinovski, jefe del Partido Liberal Demócrata, con un promedio entre el 5,9% y un 5,7%.

Formalmente son ocho los candidatos que han logrado postularse a partir de algunas reformas que ampliaron la participación. El verdadero rival del presidente es Alexéi Navalni, un joven bloguero que actualmente se encuentra proscripto sin posibilidades de presentarse a la elección.

Una recorrida por el perfil de los candidatos puede ayudar a comprender cómo está conformado el panorama político de Rusia hoy

Pável Grudinin de 57 años – KPRF

Es director de la explotación agrícola (‘sovjós’) Lenin, consiguió ‘apartar’ al histórico líder del Partido Comunista de Rusia (KPRF), Guenadi Ziugánov. En 1997, Grudinin fue elegido diputado de la Duma de la región de Moscú, cargo para el que fue reelegido en dos ocasiones con el partido gobernante Rusia Unida. Sin embargo, en 2010, abandonó la formación política porque sus principios “no coincidían” con los de su formación. Pese a que es apoyado por el KPRF, Grudinin no es miembro de ningún partido político y se define a sí mismo como un “candidato de todas las fuerzas de la izquierda patriótica”. En su programa electoral, quiere mejorar la vida de la gente normal y corriente, como los jubilados, los niños, los trabajadores o los empresarios. La mayor parte de los 20 puntos de su programa electoral está dedicado a la economía. En particular, quiere que Rusia abandone la OMC y ponga en marcha la modernización de ámbitos clave de la industria, el transporte y la energía. Al mismo tiempo, subraya la necesidad de encontrar una idea “fundamental” que pueda unir a todo el país.

Vladímir Zhirinovski de 71 años – LDPR

El líder del Partido Liberal-Demócrata de Rusia (LDPR) es uno de los candidatos más extravagantes de estas elecciones. El político es conocido por sus declaraciones y acciones controversiales, a veces es comparado con Trump. Es la sexta vez que participa en las elecciones presidenciales y su programa electoral prevé “recuperar para Rusia Asia Central, el Cáucaso, Ucrania y Bielorrusia”. Tiene previsto “conciliar la Rusia monárquica, la soviética y la actual” e incluso “firmar un acuerdo internacional sobre el sistema mundial” y desclasificar todos los archivos sobre los OVNI, las guerras y las operaciones de inteligencia. Aboga por proteger los derechos de los rusohablantes en el extranjero.

Serguéi Baburin de 59 años – Unión Popular de Rusia

Este aspirante a la Jefatura de Estado de Rusia aboga por crear una sociedad “armoniosa y próspera” de justicia social a través de un modelo del desarrollo socioeconómico que uniría las mejores características de las reformas rusas aplicadas a lo largo de la historia del país.

Vladímir Putin de 65 años – Candidato independiente

Es el presidente de la Federación Rusa y ejerció por dos mandatos consecutivos (2000-2004 y 2004-2008), la presidencia, lo que lo convierte en el que más tiempo ha estado en ese cargo desde la caída de la URSS. Es abogado y político de profesión. Encabezó el Gobierno de su país bajo Borís Yeltsin y Dmitri Medvédev, así como Rusia Unida. También es, desde el 27 de mayo de 2008, presidente del Consejo de Ministros de la Unión de Rusia y Bielorrusia.

Putin ascendió rápidamente como funcionario: en 1998 fue nombrado director del Servicio Federal de Seguridad, puesto que a partir de marzo del año siguiente ocupó en forma simultánea con el de secretario del Consejo de Seguridad Nacional. Cuando Yeltsin anunció su dimisión el 31 de diciembre de 1999, Putin, de acuerdo con la Constitución rusa, se convirtió en presidente interino. Ganó las elecciones presidenciales del 26 de marzo de 2000 con el 52,94% de los votos. A diferencia de su predecesor, su gobierno gozó de amplio apoyo popular y fue reelegido en las elecciones de marzo de 2004 con el 71,31% de los votos. En 2008, al no poder presentarse a un tercer mandato por no estar permitido en la Constitución Rusa, Putin impulsó la candidatura del entonces viceprimer ministro Dmitri Medvédev en las presidenciales de 2008, el cual ganó las elecciones. Putin se convirtió entonces en primer ministro. En los comicios de marzo de 2012 fue elegido nuevamente presidente (63,60% de los votos).

Ksenia Sobchak de 36 años – Iniciativa Civil

Es editora en jefe de la revista de moda L’Officiel Russia y presentadora del canal Dozhd, es la única mujer que aspira a alcanzar la Presidencia. Nació en Leningrado, es hija del mentor de Putin y también exalcalde de San Petersburgo, Anatoli Sobchak. Es graduada de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú. Dice que el problema más importante de Rusia es el inmovilismo del poder, lo que genera corrupción y una distribución injusta de los bienes públicos, el retraso del desarrollo tecnológico y social, el aislamiento internacional y la crisis económica.

Borís Titov de 57 años – Partido del Crecimiento

Tiene previsto promover la llamada ‘Estrategia del crecimiento’, desarrollada por el Club Stolipin —una organización integrada por los economistas y empresarios más destacados de Rusia. Titov se considera “liberal de derecha”, capaz de “trabajar y ganar dinero para el bien del país”. Su programa electoral prevé el desarrollo económico del país a través del apoyo a los empresarios y la creación de millones de puestos de trabajo.

Grigori Yavlinski de 65 años –Yábloko

Pertenece al Partido Demócrata Ruso Yábloko, es denominado “casas-tierra-carreteras” y prevé la cesión de entre 30 y 60 decámetros cuadrados de terreno a más de 15 millones de familias. También aspira a poner fin a la guerra con Ucrania y celebrar una conferencia sobre el estatus de Crimea, además de normalizar las relaciones diplomáticas, económicas y militares con la UE y EEUU. Asimismo, tiene previsto incrementar el presupuesto para la salud, la educación, la cultura y el deporte.

Maxim Suraikin de 39 años – Comunistas de Rusia

Es exdiputado del KPRF y líder de la formación política Comunistas de Rusia, quiere convertirse en el presidente de “todos los pobres y desfavorecidos”. Su programa electoral, denominado “10 golpes de Stalin sobre el capitalismo”, prevé la restauración de la economía socialista, la nacionalización del sistema bancario, del transporte, la industria y la energía. Asimismo, tiene previsto imponer el monopolio público sobre la fabricación de alcohol y tabaco.

Ese será el abanico de posibilidades que enfrenten los electores rusos en estas elecciones. Aunque el final parece estar cantado, no han sido pocas las sorpresas que el mundo ha tenido en los últimos tiempos en temas como estos. Después de todo, las encuestas son simplemente eso: encuestas.

Por Alfredo Atanasof
Ex Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores
de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

Untitled Document