Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Jueves 26 de Abril de 2018 -  05:57 pm 
OPINIÓN

21-02-2018

"El desafío de los sindicatos de pasar de la calle al mundo digital", por César Gazzo Huck


La mayoría de los sindicatos de nuestro país han demostrando tener una gran capacidad comunicacional y de movilización, pero aún tienen el desafío de reproducir en el mundo digital lo que ya logran en los medios y, fundamentalmente, en las calles. Es importante marcar la diferencia entre estar presentes en las redes sociales y tener poder de difusión y de contraataque. Los sindicatos tienen una base muy grande de “afiliados” pero están lejos de convertirlos en “seguidores” por lo cual aún están lejos de generar una activación efectiva.

Tomemos por caso lo ocurrido durante el paro nacional del 6 de abril de 2017, convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT). Este hecho político desencadenó a su vez un “choque virtual” entre los sindicatos y el Gobierno -representado en sus simpatizantes y en cuentas fakes o anónimas- antes y durante la jornada. En aquel momento la adhesión de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), dirigida por Roberto Fernández, fue el caballo de troya del Gobierno para contrarrestar los efectos de la protesta.

Desde el macrismo invadieron las redes distintos tweets, posts y memes con el hash #YONOPAROEl6 y #EL6NOPAREMOS en especial la red del pajarito. Además, se generó una “petición” en change.org pidiendo por el levantamiento de la medida de fuerza. Sin adentrarnos en detalles económicos y políticos que exceden a los propósitos de este análisis, cabe destacar que en aquella ocasión el Gobierno Nacional llevaba 16 meses de gestión, con un optimismo de la sociedad bastante mayor al que existe actualmente.

A partir de esa experiencia, los gremios y algunos de sus referentes comenzaron a tener más actividad en el entorno digital.

Esto se evidencia sobre todo en lo que viene realizando la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), la cual está actualmente dividida en dos: la Autónoma presidida por Pablo Micheli y la de los Trabajadores, liderada por Hugo Yasky.

Esta última es la que mejor ha entendido el uso de las nuevas tecnologías, con cuentas en sus redes sociales muy activas y con generación de contenido propio y de interés. Justamente Yasky -quien también actualmente es Diputado Nacional- es su voz en la red del pajarito .

Los días previos al #21F, por ejemplo, desde sus cuentas se lanzó un spot llamado “Unidos somos invencibles” que se convirtió en el video institucional de la marcha. Los sindicatos que se unieron a la convocatoria utilizaron esta pieza gráfica para promocionar su presencia.


Otro ejemplo es la difusión de un “meme” via twitter en el cual se ve una imagen editada del Ministro de Trabajo de la Nación Jorge Triaca, a quien se le agregaron una galera y unos bigotes postizos en referencia a un conocido capítulo de la serie animada estadounidense Los Simpsons -que dicho sea de paso, se ha convertido en fuente principal del contenido que se difunde en las redes, no solo en Argentina sino también a nivel mundial-. Dicho meme generó -hasta el momento 1760 retweets y 3403 likes.


La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aire (SUTEBA) - que también pertenecen a la CTA- son otros gremios fuertes en el mundo digital.

Como contrapartida, podemos analizar el caso de la CGT -como central histórica-, que es la que menos ha evolucionado en el uso de las nuevas tecnologías, carente hasta el día de hoy de redes sociales oficiales e incluso de una página institucional.

El gremio de los Camioneros, que es “el principal convocante” de la CGT, tampoco pudo hacer pie en el uso de las nuevas tecnologías: Solo posee una una cuenta de twitter con menos de 250 seguidores (@cgt_camioneros).

Las redes sociales entonces son esenciales no solo a nivel comunicacional -como uno de los campos de batalla donde se libra la guerra entre uno y otro relato, algo que el partido de Gobierno entendió a la perfección hace ya bastante tiempo destinando importantes recursos humanos y materiales- sino también a la hora de movilizar a los afiliados -y simpatizantes- y de coordinar las actividades on y offline.

El objetivo de sus equipos de trabajo entonces es lograr sumar a sus afiliados al mundo digital. Para eso deberán captarlos y generar plataformas desde donde sumarlos, capacitarlos y motivarlos en el uso de las nuevas tecnologías. ¿Podrán lograr un sindicato digital? ¿Será La próxima marcha 100% digital? Esto será tema de trabajo para futuras convocatorias.

*El autor es Director de la consultora Poke Mobile

Untitled Document