Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Lunes 11 de Diciembre de 2017 -  06:27 am 
ECONOMÍA

28-11-2017

Eliminan trabas para importar petróleo y combustibles


El Gobierno eliminó el registro de importación de petróleo y combustibles a partir del 1 de enero próximo, dando respuesta al reclamo de las empresas petroleras según las cuales la medida es necesaria para la desregulación plena del mercado local. La decisión se tomó a través del decreto 962 publicado ayer.

La libertad para importar implica la posibilidad de comprar crudo en el mercado internacional cuando el precio resulte más barato que el local, lo que abre una nueva amenaza sobre los yacimientos maduros que necesitan más inversiones y por lo tanto son más costosos. En 2016, la Argentina importó unos 2,4 millones de metros cúbicos de petróleo, equivalentes al 7,8% de la extracción local en el mismo período (30,7 millones) y la tendencia sigue en ascenso, mientras la producción se encamina a terminar este año con una caída del 7%.

Por el lado de la refinación, también hay riesgos porque pueden aparecer traders internacionales que busquen comercializar combustibles a las estaciones de servicio blancas, y que puedan ingresar productos más baratos por el margen de maniobra que les otorga el volumen que comercializan en el mundo. Trafigura ya importó este año, entre enero y setiembre, unos 105.000 metros cúbicos de combustibles, frente a alrededor de 68.000 de todo 2016.

Para YPF en particular, la eliminación de trabas para importar significará un mercado más competitivo y forma parte necesaria de la liberación, como reclamó en octubre el titular de la compañía, Miguel Gutiérrez.

Sin embargo, el decreto se concreta en un momento de fuerte tensión entre las compañías, incluyendo a YPF, y el Gobierno, debido a la introducción de un nuevo impuesto a la emisión de dióxido de carbono que, si resulta aprobado por el Congreso, agregará inmediatamente alrededor de $1 al precio de naftas y gasoil, y desde 2020 también se aplicará sobre las ventas de gas natural, lo que también preocupa a Neuquén por el impacto que la medida podría tener en las inversiones para extraer el producto en Vaca Muerta.

Además las petroleras buscaban que el ITC (Impuesto a la Transferencia de Combustibles) se ajustará hacia arriba cuando el precio del petróleo baja, y a la inversa, se redujera cuando la cotización internacional sube, pero el proyecto oficial solo mantiene el valor en pesos del gravamen tal como esté al momento de sancionarse la reforma impositiva.

En apariencia, esta desavenencia por los impuestos abrió alguna mesa de negociación que llevó a demorar solo por ahora y con escasa posibilidad de que continúe, un aumento en los combustibles al público que traslade el alza en la cotización de la variedad Brent y una nueva suba en el valor del bioetanol que bajó el 1 de este mes y volvió a aumentarr la semana pasada.

Según la Cámara de Alcoholes y el Centro Azucarero la modificación que realizó la semana pasada el Ministerio de Energía sobre el precios del etanol "tiene un impacto aproximado del 1,08% en los precios de las naftas". Pero el planteo que dejó trascender YPF va más allá de ese punto y pone de relieve la diferencia del precio local de los biocombustibles con el de los países de la región.

Con el ITC como está hasta ahora el nuevo impuesto y el traslado de la reducción de la rebaja en el etanol y del aumento en la cotización del Brent, un litro de nafta super podría ser por lo menos un 14% más cara el mes próximo, lo que desde ya puso en alerta a las estaciones de servicio ubicadas cerca de las fronteras. Con ese número en carpeta, las petroleras temen con razón que la liberación sea efímera por el malestar que va generar en el público.

Untitled Document