Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Lunes 11 de Diciembre de 2017 -  06:10 am 
ENTREVISTAS

16-11-2017

"Se viene un 2018 muy difícil para jubilados y beneficiarios de planes"


La diputada massista Mirta Tundis habló de la reforma previsional lanzada por el gobierno, la reparación histórica y la falta de diálogo del Gobierno.
Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - 02:42 hs


Por @NicoCancelare

La diputada nacional del Frente Renovador Mirta Tundis dialogó con SECCIÓN CIUDAD acerca de la reforma previsional que está impulsando el oficialismo: “Bajó el promedio de expectativa de vida, pero no están dadas las condiciones en nuestro país como para establecer un aumento de la edad jubilatoria cuando los jóvenes no tienen trabajo”.

Sobre las últimas elecciones opinó que “la gente voto por algo: que gane o no Cristina. Nada más. Y no vieron a ninguno de los otros espacios que estaban alrededor”, comentó de cara a las elecciones presidenciales del 2019.

Además, Tundis aseguró que “no hubiera acompañado la reparación histórica” en caso de “haberse dado cuenta antes que iba a perjudicar a un sector importante de los jubilados”. “Apoyé convencida de que iba a ayudar a algunos; lamentablemente, no pude ayudar a todos”, expresó.

En la misma línea, se mostró confiada al mencionar que dicho proyecto fue la excusa para lograr el blanqueo de capitales.

Días atrás afirmó que “se necesita una reforma, pero en serio”, ¿a qué se refiere?

Cuando hablo de una reforma en serio es porque tenemos una ley que está vigente desde el año 1994 y sufrió miles de modificaciones. Por lo cual, si vas a la ANSES y preguntas a un empleado sobre la resolución de algún tema específico, hay disposiciones que están vigentes, algunas no se aplican y otras están anuladas. Necesitamos una ley que no tenga parche adecuada a los años en que vivimos, que contemple toda la situación laboral y económica que vive el país para establecer derechos.

¿Qué ejemplo podés dar de esos casos?

Un hombre que tiene 60 años o una mujer que tiene 56 y trabajo 40 o 45 años de su vida y la empresa, por tratar de reformular los procesos, hizo que dicha persona se quede en la calle y hoy está sin un plan social, cobertura médica ni jubilación. Entonces, necesitás una reforma que contemple una jubilación anticipada. Lo mismo para alguien que llegó a los 65 años y tiene 20 aportados. Como existen en otros países. Porque hoy el Estado te da una pensión por adulto mayor como si nunca en la vida hubieses aportado; me parece injusto. En realidad, debés establecer cuáles son las pautas reales, modificar cómo determinás el haber. No siempre los diez últimos años son los mejores de tu vida porque muchas veces cambiaste de empleo y tuviste años en los que aportaste en una categoría como gerente, por ejemplo. Y quizás, con el tiempo, terminaste siendo jefe de una empresa de servicios y tu sueldos fueron la mitad de los que ganaste. Hay que tener en cuenta un montón de cosas dentro de una reforma previsional. No una reforma, como se quiere llevar adelante, para quitar derechos; sino, para modificarlos, ampliarlos e incluir con los aportes que cada uno tiene.

¿Por qué, en su momento, votó que si al proyecto de la reparación histórica?

Hay una cuestión lógica: existen muchos jubilados que no tienen la posibilidad, o no la tenían, de iniciar acciones judiciales, de pagar a un profesional para poder recomponer sus haberes y era la única oportunidad que tenía. En mi lugar como previsionalita, no desconozco que hubo muchos periodos en los cuales se hicieron ajustes administrativos con retroactivo. Cosa que esta reparación no la tuvo. Siempre alcanzaba a un sector de jubilados, no a la totalidad. En realidad, yo sabía lo que íbamos; pero es muy difícil ponerse a decir “lo acepto” y un montón de gente se queda afuera. O, si no la acepto, perjudico a la gente que sí tiene la posibilidad de recomponer sus haberes. Estás en el medio de una situación y en contra de lo que siempre dije: “Para mí, un jubilado tiene los mismos valores que seis millones”. Están utilizando la reparación histórica para decir “cambiemos la formula, si no lo hacen por ley, lo hacemos por decreto”. Si lo hubiese interpretado antes, a pesar de que iba a perjudicar a un sector importante de jubilados, no lo acompañaría. Apoyé convencida de que iba a ayudar a algunos; lamentablemente, no pude ayudar a todos. Obviamente, la reparación histórica fue la excusa para lograr el blanqueo de capitales, un mega proyecto. Está también la moratoria, que es ficticia porque no alcanza a todo el mundo: a los hombres nunca se la habilitaron en desde la AFIP. Pero lo más importante que tenía ese proyecto era el blanqueo, en donde Felipe Solá incluyó el artículo de no permitir que los familiares de los funcionarios puedan incorporarse al blanqueo. Se aprobó de esa manera con mayoría, y a los pocos días el Presidente saca un decreto para que su familia pueda blanquear. Encima, en los medios se manifiesta que Lilita Carrió se había resistido, el único que se había resistido fue Solá que incorporó el artículo. Pensábamos que en el consenso y dialogo que se venía teniendo íbamos a ser un país creciente, donde se podía dialogar. Lo que vimos a partir de ese momento es que el gobierno comenzó a actuar de otra manera.

Jorge Capitanich afirmó en una columna en SECCIÓN CIUDAD que “Mauricio Macri, mediante extorsión política, mediática y financiera, pretende socavar los ingresos de las provincias y municipios”, ¿Qué opina de esta declaración?

En realidad, lo que ellos están planteando lo vemos, por un lado, porque quiere la armonización de todas las provincias. Recordemos que este cambio de la fórmula de movilidad tiende a que con lo que se ahorre, a costa de los que menos tienen, que va a ser a los que menos le van a pagar, se va a sostener el fondo de conurbano que salió por ley. Obviamente por la Corte Suprema de Justicia, por un dictamen. Siempre se están tomando de los fondos o de los recursos de los que menos tienen, de los que no pueden protestar ni paran un país, para poder tapar los agujeros de los restos de los sectores. Me parece que no es justo.

Mencionó un aspecto interesante con respecto a la armonía entre las provincias, ¿cómo ve la postura del Presidente de reunirse con gobernadores?

Es obvio que después de las legislativas se siente más fuerte, más poderoso y quiere imponer las decisiones sin el consenso real. Los gobernadores necesitan de los fondos de Nación que se han girado, por supuesto para sostener su administración provincial, y van a tratar de acordar a costa de, quizás, sacarle derechos a otros. Cada uno mira su ombligo porque tiene necesidad de gobernabilidad sin importar a quienes están perjudicando. Veo que los gobernadores están dialogando mucho con el Presidente por una cuestión lógica de que necesitan de los fondos.

Yendo a las próximas elecciones, ¿cómo se lo enfrenta a Cambiemos en 2019?

El próximo año va a ser difícil a nivel social porque va a afectar mucho a los jubilados y los beneficiarios de las de asignaciones universales. Los sectores con mayor necesidad, consecuencia de los recortes, son los que más van a sufrir. La gente votó por algo: “Que gane o no Cristina”. Nada más. Y no vieron a ninguno de los otros espacios que estaban alrededor. Como argentinos tenemos que ir viendo que existen otras posibilidades. La otra vez en el Congreso me cruzó un señor me pidió que ayude a los jubilados, le respondí: “¿de qué manera?”. La verdad es que la primera minoría es el gobierno; nosotros somos un número mucho más reducido y se nos hace más difícil defender el derecho. El señor me contestó “Y bueno, será cuando nosotros aprendamos a votar”.

Fuente: Sección Ciudad

Untitled Document