Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Viernes 22 de Septiembre de 2017 -  06:57 am 
INTERNACIONALES

29-08-2017

Trump visitó una Texas devastada por "Harvey" y prometió reacción del Gobierno "mejor que nunca"


El presidente Donald Trump llegó el martes a Texas para evaluar los daños generados por la devastadora tormenta tropical Harvey, el primer gran desastre natural que enfrenta el republicano desde que llegó al poder, mientras las lluvias obligaron a decenas de miles de personas a abandonar sus casas en Houston.

La tormenta de lento pero destructivo avance ha generado inundaciones catastróficas en Texas, causando hasta el momento la muerte de 11 personas, evacuaciones masivas y la paralización de Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos. Se espera que unas 19.000 personas busquen refugios de emergencia tras cuatro días de desastrosa acumulación de agua.

Buena parte de Houston y los suburbios cercanos estaban bajo el agua, y los meteorólogos pronostican que seguirá lloviendo hasta el jueves. Funcionarios advirtieron a los residentes de que abandonen el área. Para aliviar la presión, las autoridades liberaron agua hacia dos diques, lo que podría sumar caudal a la inundación en torno al canal Buffalo Bayou que recorre la zona.

Ansioso por demostrar que está a cargo y trabajando, el presidente Donald Trump ofreció el martes garantías optimistas a los texanos afectados por los estragos, al prometerles que "vamos a ponerlos de nuevo en operación de inmediato".
Al inicio de su visita a Texas en Corpus Christi, soleada pero azotada por el viento, la caravana de Trump pasó frente a árboles caídos, señalamientos derribados y cercas maltrechas en su camino a un cuartel de bomberos para un informe con las autoridades locales.

"Esto fue de proporción épica", declaró el mandatario al prometer que proporcionará asistencia para un modelo de recuperación. "Queremos hacerlo mejor que nunca. Queremos que en cinco o 10 años nos vean como 'Así es como se hace'".

Posteriormente, Trump se paró en una escalera entre dos camiones de bomberos y se dirigió a los cientos de asistentes reunidos en el exterior.

"Vaya multitud. Vaya asistencia", dijo Trump, quien agradeció al gobernador de Texas, Greg Abbott, y a los senadores Ted Cruz y John Cornyn. "Esto es histórico. Lo que sucedió es épico, pero ¿saben qué? Pasó en Texas, y Texas puede con cualquier cosa".

Brock Long, jefe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias y quien estuvo junto a Trump, advirtió: "Será una recuperación frustrante".

"La recuperación es un proceso lento pero pueden estar seguros de que hacemos todo lo posible", afirmó Long.

Trump recibió aplausos al ondear una bandera de Texas frente a los asistentes en Corpus Christi. Dijo a los residentes que eran "especiales" y "los amamos", pero no hizo ninguna referencia directa a los fallecidos o desplazados por la furia de la tormenta.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo a los reporteros que viajan con el mandatario que su visita se centró en la coordinación entre los distintos niveles de gobierno y sentar las bases para lo que se prevé sea un prolongado esfuerzo de recuperación.

"El presidente quiere ser muy cauteloso sobre asegurarse de que cualquier actividad no obstaculice los esfuerzos de recuperación que se llevan a cabo", dijo a bordo del avión presidencial poco antes de su llegada a Corpus Christi.

Trump viajó acompañado de la primera dama Melania Trump y miembros de su gabinete que desempeñarán papeles fundamentales en la recuperación.

Los meteorólogos han podido trazar pocas comparaciones para la tormenta, sobre todo con el huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans y dejó 1.800 muertos en 2005. El gobierno del entonces presidente George W. Bush fue acusado de brindar una respuesta lenta e inadecuada, lo que dañó fuertemente su imagen.


Los daños de las inundaciones provocadas por Harvey en Texas serían semejantes a los que causó Katrina, uno de los desastres naturales más costosos de la historia de Estados Unidos, según señaló un grupo asegurador de investigaciones el domingo.


El último huracán categoría 4 en tocar tierra en Texas antes de Harvey fue Carla, en 1961, con potentes vientos y lluvias torrenciales que destruyeron unos 1.900 hogares y casi 1.000 negocios, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.


Entre las víctimas más recientes de Harvey había un hombre, que el lunes por la noche se ahogó mientras intentaba nadar en una zona de Houston con caminos inundados, dijeron las autoridades.


El centro de la tormenta estaba en el Golfo de México, al sur de Houston, el lunes por la mañana, y se espera que avance tierra adentro a través del Golfo, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. El CNH no prevé que Harvey se intensifique en las próximas 36 horas.

Untitled Document