Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Jueves 21 de Septiembre de 2017 -  12:13 am 
ENTREVISTAS

31-07-2017

“Con La Portuaria abrimos un camino de libertad y diversidad”


En diálogo con el diario Hoy, el exlíder de la mítica banda de los años 90 habló de su etapa solista y del lanzamiento de A través de las canciones, su libro autobiográfico

Nacido en Buenos Aires, Diego Alejandro Frenkel Visser, más conocido como Diego Frenkel, es un cantante, músico y compositor argentino.

A finales de los años 80, curioso e inquieto, comenzó a dar sus primeros pasos en la música y formó Clap, su agrupación inicial.

Tiempo después, este proyecto finalizó y Frenkel inició otro camino con La Portuaria, junto a Christian Basso, Colo Belmonte, Sebastián Schachtel y Axel Krygier. La banda lanzó diez álbumes y compuso éxitos como Selva y El bar de la calle Rodney, que marcaron un hito dentro del rock argentino. Terminando 2009, La Portuaria llegó a su fin y Frenkel comenzó su carrera como solista.

Esta semana, el cantante lanzará A través de las canciones, su primer trabajo literario de crónicas, que estará disponible en todas las librerías del país, en el que recorre su historia de vida. Además, continúa con la serie de conciertos presentando Ritmo, su último álbum .

Desde hace casi 20 años, Frenkel comparte su vida junto a Mayra Bonard, y de esta relación nacieron León y Ringo, quienes siguen los pasos de su padre en la música.

Durante una entrevista con este medio, Diego se expresó sobre su presente artístico y adelantó su próxima fecha en La Plata. La cita será el 17 de septiembre a las 20, en 58 entre 10 y 11.

—Junto con La Portuaria tocaron durante más de una década ¿Creés que dejaron un sello en el rock?¿Qué te sucede cuando te ves en los videoclips?

—Cuando me preguntan estas cuestiones creo que lo tiene que decir la gente, y no yo. Con La Portuaria abrimos un espacio de libertad y diversidad.

Respecto de los clips, me parece divertido. Observo a alguien que fui, que tiene cosas de mí, y otras veces noto que cambié. La mutación que siento es genial. Más allá de que el cuerpo se modifica y el tiempo pasa, inevitablemente, por dentro me siento más feliz que en esa época.

—¿Cómo surge tu veta como escritor?

—Mi idea era hacer un libro donde cada capítulo fuera una canción: esa era la pauta para armar el relato. A finales de 2015 empecé a escribir, pero todo el énfasis lo puse al año siguiente, cuando mi energía creativa se enfocó en esta obra. Se trata de una serie de crónicas con los temas de la primera infancia, que signaron momentos de mi vida, y tienen un correlato con mi historia personal. Muestro el contexto histórico y todo el movimiento que hubo en mi vida, con viajes y mudanzas a otros países. Cada mundo tiene una canción. Después vienen mi adolescencia, mis primeros temas grabados de forma profesional, el micro y macromundo, la forma en que uno interactúa durante su existencia. Están los temas desconocidos que tienen un valor inmenso para mí. Los hits quizá son excusas para crear un ensayo poético.

—¿Cuál sería el capítulo fundamental que no hay que dejar de leer en A través de las canciones?

—El bar de la calle Rodney, es el segundo tema del disco Escenas de la vida amorosa (La Portuaria-1991), y es una parte icónica de mi vida. En el libro explico todas esas vivencias y creo que es un capítulo clave de un momento de esa Ciudad de Buenos Aires.

—Próximamente estarás tocando en La Plata, ¿qué relación construiste con la ciudad y su gente?

—Me encanta y vuelvo cada vez que puedo. Me acuerdo de que en La Plata estrenamos Mira las nubes, un tema muy lindo de La Portuaria. Estoy ansioso porque me hablaron muy bien del público platense y del espacio en donde vamos a tocar. Allí estaremos con Célula, mi banda, iremos en un plan acústico y ese clima siempre es una delicia, porque genera intimidad. Ofreceremos temas nuevos y canciones de otros tiempos.

—¿Qué banda de la escena musical actual te agrada?

—Me gustan muchas cosas de Los Reyes del Falsete y los temas nuevos de Él Mató a un Policía Motorizado, hablando netamente de rock.

Tampoco quiero dejar de mencionar lo que se viene en manos de mi hijo León que, con 18 años, compone unas canciones tremendas y va a hacer un barullo lindísimo con eso.

Untitled Document