Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Jueves 21 de Septiembre de 2017 -  09:56 pm 
OPINIÓN

09-07-2017

"Los tiempos de Cristina", por Ezequiel Beer


En carrera por la senaduría de la provincia de Buenos Aires la candidata Cristina Fernández de Kirchner traza todas las ya conocidas consecuencias de los ajustes neoliberales sobre la población cuyas advertencias habían sido signadas durante la campaña presidencial de 2015.

Efectos particulares en provincias de matriz industrial y cordones de población con ingresos irregulares para este caso pero también para la mediterránea Córdoba o la litoral Santa Fe donde la desindustrialización y el desempleo son moneda corriente lo que agudiza el conflicto social y se torna necesario voces legitimadas para denunciar dicho proceso.

Haber sido la portavoz gubernamental de la re industrialización argentina y de la recuperación del poder adquisitivo en términos generales no es solo un llamado de atención sino la memoria histórica de un país donde dichas políticas pudieron llevarse adelante.

El sentimiento casi patriótico en este sentido no puede ser borrado fácilmente por la gesta gubernamental macrista que hasta la fecha no ha dado ninguna respuesta ni económica ni política para sopesar en la población las mismas acciones que dé el emanan.

A casi mas de 18 meses de gestión se han enfatizado la desintegración de las cadenas productivas el desempleo como moneda corriente las altas tasas de inflación en paralelo a selectos sectores favorecidos por las políticas de concentración económica y liberalización comercial.

Pero la respuesta ha sido la devaluación y la deflación es decir crecimiento casi 0 con inflación donde el gobierno no tiene ningún as en la manga para comprobar su efectividad ni siquiera con los controvertidos procesos de la justicia en lo que respecta a la gestión y a los patrimonios de las anteriores gestores del Estado.

En que se funda aun el apoyo mediano al gobierno radica en una fuerte dispositivo mediatico y analítico por parte de la prensa corporativa y ciertos prejucios históricos con respecto a las clases populares y sus gobiernos.

Pero no se puede ensombrecer el sol con una sola mano y la agudización del ajuste y sus efectos puede dar lugar a una reflexión introspectiva sobre la responsabilidad de los votantes sobre una fabulosa propaganda pre electoral que ilumino hacia un país lleno de esperanzas amarillas que en efecto no se materializo.

En esa línea trabaja Cristina puede debemos sumar a amplias franjas de la población que se están cayendo del umbral de la pobreza al re vertir el argumento de que su situación es producto de la gestión anterior.

Los propios como se dice están convencidos y atrincherados para dar la batalla necesaria para que las urnas hablen por si mismas y desde el Congreso se pueda detener un gobierno que solo gobierna como se dice para los ricos.

Los sondeos previos son favorables a un amplio triunfo por parte de la ex presidenta la que desde el terruño bonaerense la convertirá en la indiscutida líder del movimiento y puede ser el paso previo para considerar una candidatura presidencial al 2019.

Para ello y no será una tarea fácil se deberá recrear el tejido político al interior del resto de las provincias donde gran parte de las actuales gestiones se hayan soslayadas ante la necesidad de ser provistas de fondos por parte del Estado Nacional a lo que se suma ciertos apetitos vocacionales de consolidar un posible post kirchnerismo sin kirchnerismo pero así mismo sus gestiones tienen un cadiz cuasi neo liberal que las distan de los tradicionales postulados peronistas.

Las materias pendientes son la reversión del ciclo de acumulación, la expansión productiva de abastecimiento del mercado interno y externo, la necesidad de generar un sistema de crédito capaz de proveer inversión a la actividad productiva y de servicios y de establecer pisos mínimos de ingreso con capacidad de recuperar el poder adquisitivo de las clases bajas y medias cuyo ingreso radica en el consumo de bienes básicos que hace mover la rueda económica.
Algo de la cual la gesta kirchnerista tiene una amplia experiencia luego de las funestas décadas pasadas en la Argentina.

No obstante, es necesario consolidar una masa política que exceda a nuestros actuales marcos re convirtiendo el voto esquivo hacia el voto útil lo que implica deshacer discursivamente al pan peronismo o esperar a que los resultados de los sufragantes den lugar a establecer nexos políticos capaces de agrandar el margen.

La política es el arte de lo posible y si de algo sabe el peronismo es de política.

Ezequiel Beer- Geógrafo UBA- Analista Político

Untitled Document