Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Jueves 23 de Noviembre de 2017 -  06:32 am 
ENTREVISTAS

05-07-2017

Cuando la familia normal es la más disfuncional


EL CINEASTA ARIEL WINOGRAD ESTRENA MAÑANA EN EL PAÍS SU SEXTA COMEDIA, "MAMÁ SE FUE DE VIAJE"
Protagonizada por Diego Peretti y Carla Peterson, el film plantea lo que ocurriría en el interior de una familia tradicional, y con cuatro hijos, cuando la madre decide tomar unas vacaciones imprevistas.

Mañana se estrena la sexta comedia de Ariel Winograd, "Mamá se fue de viaje", donde Diego Peretti encarna a un padre de cuatro hijos que debe arreglárselas mientras Carla Peterson, que interpreta a la madre agobiada que vive para criar a sus hijos, le plantea que quiere hacer un viaje con una amiga al Machu Picchu. Peretti la desafía a que vaya, pues qué podría pasar en su ausencia. El trailer del film se viralizó en redes y grupos de watsapp. Dialogamos con Winograd:

Periodista: ¿Qué conflictos aborda el film?

Ariel Winograd: El desafío de un padre chapado a la antigua, un hombre analógico que no tiene watsapp. Existen personas así. Cuando su mujer le plantea que se va de viaje él cree que es una pavada y accede de inmediato. Es un matrimonio que funciona, se quieren, decidieron tener cuatro hijos, quizá el último no tanto, pero querían formar esa familia. El film habla de dejar de lado cuestiones, postergar sueños en pos de criar hijos, entre otras cosas. Es una familia disfuncional para esta época en la que tener cuatro hijos es más extraño que tener dos. Se trata de una familia tradicional, donde cada uno tiene su papel y se respeta a rajatabla. La película está basada en la anécdota de un hecho que le pasó a alguien.

Periodista: ¿Cómo fue el rodaje con cuatro chicos?

A.W.: Cuando leí la historia que me acercó Juan Vera pensé que era una bomba, y hacerla fue un caos. Por empezar, trabajar con cuatro chicos implica una dinámica de rodaje diferente. Tuvimos que crear una atmósfera familiar, además, trabaja mi hijo Lolo, que tenía dos años, lo que me generó bastante confusión, porque estaba optando entre dirigir o cambiarle los pañales, agarrarlo o no si lloraba, inventarle un juego y tener en cuenta que no se canse. En esa atmósfera influyó María Laura Berch, la coach de los chicos y jefa de casting. Su mérito es que su trabajo es invisible y gracias a eso el espectador siente que lo que ve es natural. Peretti tuvo que construir el vínculo con mi hijo, iba todos los días una hora a la plaza, y yo no podía estar cerca entonces me armaba una carpa oscura. En muchas escenas en las que Lolo habla lo hace dirigiéndose a su hermana o a mí. Hubo que repetir bastantes secuencias.

P.: ¿Es más difícil hacer reír o emocionar?

A.W.: En este momento busco la comedia con intención de emocionar al final, a diferencia de mi primera película "Cara de queso", que era humor negro, oscuro y ácido. En "Permitidos" quise mostrar el mundo de los jóvenes, y este film es una comedia blanca, pero no por naif sino apta para ver en familia y evitando que sea ofensiva.

P.: Es su sexta comedia, ¿cree que al género se lo subestima desde ciertos circuitos?

A.W.: Cuando una comedia local gusta, la gente la prefiere y la pondera por sobre la norteamericana. Nos pasó con "Sin hijos", fuimos ganándole a tanques norteamericanos. A veces se minimiza el género y puedo entenderlo si el trabajo del crítico es transmitir a los espectadores propuestas más arriesgadas, rescatar aquellos films que buscan lo diferente, entonces este tipo de películas les queda "chico", por decirlo de algún modo. Pero la crítica es una opinión de alguien que va al cine en tiempos en que todos en redes sociales podemos recomendar.

P.: ¿Cómo evalúa el desempeño en taquilla del cine argentino?

A.W.: Este año hubo baja de espectadores más allá de lo estacional o del cine argentino. Sin embargo, un film como el de Lucrecia Martel se está esperando hace tiempo. Hoy el público es más selectivo porque teniendo Netflix decide no ir al cine, lo que tomo como un desafío para nosotros como directores. Debemos adaptarnos a estos tiempos y generar contenidos que puedan atraer. No existe fórmula en cine, películas que estaban condenadas al fracaso fueron éxitos y viceversa. Esa vara es igual para todos.

P.: ¿Qué puede decir del conflicto con el Incaa?

A.W.: Se ha afectado la producción de cine pero como ha pasado con todos los rubros del consumo. En mi productora de publicidad los últimos dos meses fueron más flacos y ahora volvieron a entrar trabajos. No veo que sea puntual del Incaa, ese es un tema muy complejo que muchas veces se plantea con liviandad. Cuando ocurrió lo de Alejandro Cacetta me golpeó porque es una de las personas que más respeto. Trabajo con él hace años. Él estaba en Patagonik desde siempre, se fue a la función pública y el descenlace fue triste. Algunas películas dependen de los créditos del Incaa para ser realizadas, otras tienen inversores. Ahora me llamaron del Incaa para ser parte del comité en el que diferentes personas de diversos rubros evalúan entre15 proyectos para ver si son viables.

P.: ¿Cuáles son sus referentes? ¿Le gustaría hacer alguna serie? ¿Qué recomienda?

A.W.: Judd Apatow, Matt Groening y Larry David. Me encantaría hacer series y recomiendo "Silicon Valley" de HBO, es una comedia en estado puro, con mucho humor cínico.

Untitled Document