Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Jueves 21 de Septiembre de 2017 -  09:42 pm 
ENTREVISTAS

23-05-2017

Benjamín Rojas: “Elijo historias que me exijan en lo actoral”


El actor y cantante platense logró sacarse la etiqueta teen que le dieron sus orígenes, hace ya casi dos décadas, de la mano de Cris Morena. A los 32 años, forma parte de la obra más taquillera de los últimas temporadas, “El otro lado de la cama”, con la que logró cumplir el sueño de debutar en el Coliseo Podestá.

A casi dos décadas del nacimiento de su angelical Bautista Arce, el personaje al que le dio vida en la inolvidable “Chiquititas” de Cris Morena en 1998, el platense Benjamín Rojas (32) ha asumido los retos profesionales necesarios para demostrar que detrás de su cara bonita -con la que pudo seducir a la audiencia teen a lo largo de sus primeros años- tiene con qué sostener una carrera actoral que no discrimina en espectadores.

Tras sus incursiones en la industria infanto-juvenil, que incluyeron además de la ya mencionada “Chiquititas” otros éxitos del estilo como “Rebelde Way”, “Floricienta”, “Alma Pirata” y “Jake & Blake” para Disney, el confeso fanático del Lobo fogueó sus cualidades escénicas con teatro y cine independiente, siendo parte de “Huicio Husto” y “La noche del chihuahua”, respectivamente; aunque no faltaron proyectos comerciales, como la obra musical “Al final del Arcoiris” que protagonizó junto a Karina K y Antonio Grimau. Tampoco rechazó proyectos para el prime time con participaciones en “Cuando me sonreís” o en “Mis amigos de siempre”. Hace poco, además, se lo vio en Telefé con Felipe Colombo, siendo parte del reality “Tu cara me suena”.

En paralelo a la actuación, el joven intérprete fue forjando su carrera como cantante. Tras varios años girando y llenando teatros con “Erreway”, la banda que surgió del éxito “Rebelde Way”, formó junto a Felipe Colombo y Willie Lorenzo el grupo “Roco” aunque, desde 2015, emprende el camino solista.

Pero su prioridad, hoy en día, es “El otro lado de la cama”, el mega éxito teatral que lo ocupa desde hace quince meses y que el fin de semana lo llevó a llenar cinco funciones en el Coliseo Podestá, un teatro en el que siempre había soñado con trabajar.

Tras su actuación en La Plata con este proyecto protagonizado además por Nico Vázquez, Gimena Accardi y Sofía Pachano, y que le valió el elogio a su “madurez interpretativa” por parte de la crítica de este diario Irene Bianchi, Benjamín Rojas dialogó con EL DIA sobre su presente y futuro profesional, haciendo foco en cómo ha ido evolucionando a la par de proyectos de diversa índole.

-A lo largo de tu carrera has trabajado en diferentes proyectos que han combinado música y actuación, sin embargo, “El otro lado de la cama”, que incluye a las dos, no se asemeja a ninguno. ¿Cómo lo podés definir?

-Nos gusta decir que más que una obra es casi como un evento en sí mismo porque rompe con la cuarta pared, que es algo que en el teatro no se estila tanto, al integrar al público con la música y las coreografías. Además, se trata al cien por ciento de una comedia, con problemáticas con las que la gente se identifica mucho. Creo que la clave de su éxito, además, radica mucho en el trabajo del elenco, porque a pesar de que hace quince meses que la hacemos, siempre tratamos de superarnos.

-¿Cómo viviste, como local, la convocatoria que la obra tuvo en La Plata?

-Como platense fue un orgullo total, además que se trató de la primera vez que trabajaba en el Coliseo Podestá. Hace veinte años que me dedico a esto y siempre que iba espectador me preguntaba cuándo iba a ser mi oportunidad. Por eso fue muy emocionante ver cómo la gente respondió a la obra, aplaudiendo de pie, llenando todas las presentaciones. Yo estoy eternamente agradecido al público platense.

-Gracias a “Pedro”, tu personaje en la pieza, recibiste en la temporada marplatense un Estrella de Mar como mejor actor de reparto. ¿Qué significó ese premio?

-La premiación del Estrella de Mar llegó en un momento justo, en el que sentía que había hecho un esfuerzo muy grande en mi personaje, y creo que fue merecido. Sentí mucho orgullo, recordé todo el esfuerzo que tuve que hacer para crecer como actor, siendo tan chico. Pero quedó ahí. Los premios son lindos pero al otro día es volver a empezar. Lo dejé en La Plata, en la casa de mis padres, y sigo con mi carrera.

-La muerte de Santiago Vázquez los golpeó como equipo, al punto que la continuidad de la obra corrió peligro. Sin embargo, decidieron continuar, respetando en algún punto el deseo de Nico. ¿Qué enseñanza te dejó toda esa experiencia?

-Fue un lindo aprendizaje de que hay que seguir, que la vida continúa, de que hay que buscar paz, cada uno en su religión o creencia. Nico me dio un gran mensaje como artista, él consideró que subirse a un escenario lo iba a sanar de a poquito. Y esa, creo, es la mejor enseñanza: que el escenario te sana.

-Después de diez años de tu debut, empezaron a llamarte para proyectos para adultos con los que pudiste demostrar otras facetas. ¿Sentís que te costó que te quitaran esa etiqueta?

-Yo, personalmente, nunca la tuve. Lo difícil es acostumbrar al público o demostrarle que podés tener y ofrecer más variedades como actor. Lo importante es que cada uno crea en sus convicciones y siga persiguiendo sus sueños. Yo quiero seguir creciendo como actor, eligiendo y aceptando distintas historias que me exijan en lo actoral. Y voy camino a eso. Pase lo que pase, o comprenda la gente lo que comprenda. Los inicios que tuve fueron los mejores, si tuviera que empezar de nuevo haría todo igual. Después queda en uno como artista poder ofrecer distintas facetas y demostrarle a la gente que puede hacer un producto comercial, under o algo totalmente distinto.

De cara a los próximos meses, Benjamín tiene pendiente la presentación de su flamante disco “Polarizado” con una fecha en junio en el porteño teatro Sony. En agosto, además, filmará con la española Paula Cancio una comedia romántica que lo tendrá como protagonista. Mientras tanto seguirá girando por el país con “El otro lado de la cama”, obra que volverá a la cartelera porteña a fin de año para una despedida a lo grande.

Fuente: Diario El Día

Untitled Document