Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Viernes 22 de Septiembre de 2017 -  06:44 am 
ENTREVISTAS

01-03-2017

"Hay que reorganizar el sistema productivo"


El economista referente de Unidad Popular Claudio Lozano pidió "un acuerdo entre el Gobierno, empresarios y sindicatos" sobre la política productiva del país.

¿Qué análisis hacés de la situación económica actual?

Vemos un gobierno que está sostenido en intereses poderosos. Buscan reducir los costos laborales para que haya más competitividad y para ello su objetivo es generar recesión para que caiga el salario. En esto, el gobierno está equivocado. En la Argentina, el problema nunca fue el costo laboral sino la insuficiente y mala calidad de inversiones. Falta un acuerdo que marque un horizonte de país para que el excedente de los argentinos se convierta en inversión. Entre 2003 y 2015, la balanza comercial dio un saldo favorable de 164 mil millones de dólares pero se fugaron 103 mil millones. Imaginen si ese dinero hubiese quedado en la Argentina. Se está deprimiendo el mercado interno, ya que es más rentable la inversión financiera.

¿Cuál sería tu plan para retener la fuga de excedentes y que eso se convierta en inversión?

El Estado debe regular la oferta de divisas, el kirchnerismo lo hizo con la demanda pero no con la oferta. Todos los contratos de exportación deben tener control estatal. Hoy sucede todo lo contrario, hay permisos totalmente laxos. No hay dólares para financiar la inversión. Falta un debate con los capitales que manejan el comercio exterior en el país. No hay control público de lo que exporta la minería, todo se basa en declaraciones juradas de las empresas. Se nos van los dólares a lo pavote. Obvio que esto traerá conflicto pero hay que hacerlo.

Si en los últimos años que no hubo control, las inversiones no se vieron, imagino que con control estarían cada vez más lejos...

La Argentina no tiene futuro si se hace eje en la soja, la minería y los hidrocarburos. Eso no va a ningún lado ya que se trata de un crecimiento débil, sin tecnología y con una estructura social degradada. Esto pasa hoy. Hay 18 millones de trabajadores con un promedio salarial de 10 mil pesos y una canasta familiar de 25 mil pesos. Debemos dinamizar un mercado interno que garantice los ingresos del 30 por ciento más pobre. El sector agropecuario debe dejar de ser solamente proveedor de divisas y pasar a garantizar la oferta alimentaria. Se debe reorganizar el sistema productivo, hay complejos industriales como el automotriz y el tecnológico en Tierra del Fuego que no nos llevan a un modelo serio.

El kirchnerismo puso aranceles muy altos a la importación de tecnología para fomentar la industria nacional, pero solo se logró tener elevados precios en los productos. El macrismo, en cambio, quitó los aranceles para bajar los precios, pero la industria local está desapareciendo. Frente a esto, ¿dónde te parás vos?

Debe haber un acuerdo entre Gobierno, empresarios y sindicatos para pactar la distribución de la renta y el proceso de inversión. Proteger la industria nacional, como lo hizo el kirchnerismo, está bien. Lo que no fijaron es para qué lo hicieron. Si uno protege para crecer tecnológicamente está bien, si es solo para fomentar más renta está mal. Eso pasaba en Tierra del Fuego donde no hubo sustitución de importaciones ni progreso técnico. También nos preguntamos porqué se decidió llevar la protección industrial tecnológica a Tierra del Fuego, donde los costos de transporte son monumentales. La protección en la Argentina siempre fue muy jugoso para los empresarios pero no para las necesidades del país. Durante el kirchnerismo hubo una fuerte tasa de crecimiento pero no política industrial. El sector sigue débil. Hay que decir la verdad: Primero, no hay solución financiera para la deuda. Todos los gobiernos dijeron que solucionaron el problema del endeudamiento y se comprobó que no es así, vamos a un nuevo default. Con nueva deuda pagamos deuda vieja. El tomar deuda debe ser para ampliar la capacidad económica del país, y con esa ampliación se paga la deuda. Segundo, hay que frenar la fuga de capitales. Falta una concertación para delinear a dónde va el excedente que será invertido. Tercero, la inversión extranjera que esperamos que llegue en realidad ya está acá, lo que hay que pensar es qué hacen. Son filiales de cuarta categoría de sus casas madres en el exterior que solo vienen a buscar recursos naturales. El 75 por ciento de sus utilidades las remiten al exterior. Estas cosas no se discuten porque es confrontar con la estructura de poder argentina. El macrismo está lleno de CEOs y son parte de ese poder. El kirchnerismo no tuvo CEOs, pero pensó que haciendo crecer el consumo sería un escenario apetecible para atraer inversiones. Y no fue así. Hay que discutir la demanda pero también la oferta.

¿Todo lo que planteás se puede agravar con la llegada de Donald Trump a la Presidenta y la implementación de un proteccionismo?

La idea de Mauricio Macri y su par brasileño Michel Temer era desarmar el Mercosur y entrar a la Alianza del Pacífico. En la última reunión de ambos en Brasil decidieron todo lo contrario, fortalecer el Mercosur dado que Trump termina con la Alianza del Pacífico. El escenario mundial es muy distinto al que esperaba encontrar Macri. Mientras el mundo se torna más proteccionista, acá estamos cada vez más abiertos. Así al gobierno le irá mal. La conflictividad social crecerá y le pondrá un límite a este gobierno. El gobierno quiere sostener la economía con obra pública, pero eso solo da dos puntos del Producto Bruto. Así, la Argentina seguirá estancada. En la época de Néstor Kirchner se creció a tasas altísimas pero, sin embargo, no vimos inversiones. El kirchnerismo perdió una oportunidad histórica, tuvimos precios internacionales como nunca y una balanza comercial favorable de 165 mil millones de dólares que se fugaron casi en su totalidad al exterior.

Pasando a las elecciones legislativas de este año, ¿cómo se están preparando desde Unidad Popular?

Estamos conversando para armar un frente con sectores de izquierda, centroizquierda y algunos dirigentes que estuvieron en el kirchnerismo pero son críticos de lo sucedido. Puntualmente, hay diálogo con el Movimiento Evita, con Proyecto Sur, con Gustavo Vera, entre otros.

¿Los proyectos que tenés en carpeta crees que se pueden llevar a cabo desde una banca en el Senado, en Diputados o en la Legislatura porteña?

Vamos a dar debate en todos lados, no te podría decir dónde me ubicaría yo. La Ciudad es muy rica y tiene los problemas de siempre. El PRO en nueve años no los ha resuelto, solo se hicieron negocios. En la Ciudad, el macrismo acordó tanto con el kirchnerismo como con Martín Lousteau y permitieron que solo crezcan las empresas. No se hizo nada en materia de planeamiento urbano. Ahora se ve una urbanización que parece más un negocio de brokers inmobiliaros que quieren comprar tierras a precios baratos. La gente que vive en villas terminará expulsada armando una villa distinta en otro lugar. La urbanización debe tener en cuenta integración social.

Fuente: Secciónciudad.

Untitled Document