Easy Responsive Tabs to Accordion
Buenos Aires, Viernes 17 de Noviembre de 2017 -  11:53 pm 
ENTREVISTAS

19-12-2016

El viceministro de Trabajo realizó un balance del año de gestión


El viceministro de Trabajo, Ezequiel Sabor, afirmó que la discusión sobre el tema "es más que nada un debate sobre competitividad, sobre cómo ser eficientes y que esa eficiencia represente un plus al momento de competir, pero que no sea mediante el costo del salario".

El funcionario, en una entrevista a Télam, señaló que en las reuniones tripartitas con empleadores y trabajadores surgieron temas que "llaman la atención", como "la manera en que las adicciones impactan al momento de medir la competitividad o productividad de una empresa".

El componente impositivo también quedó sobre la mesa, al plantearse que "si las horas extras de un trabajador se las queda el Estado por vía de un impuesto, ese trabajador tiende a trabajar menos; si por mayor salario ofrecido para un traslado a otro lugar de trabajo el Estado se queda con la diferencia, el trabajador no querrá movilizarse", ejemplificó el secretario.

La baja del ausentismo "es otra cuestión que trabajadores y empleadores pueden compartir como objetivo para ser más eficientes", añadió el viceministro.

"Hay empresas en las que bajó el ausentismo del 30 al 1 por ciento, como en Cresta Roja, solo por cambiar de grupo empresario. Se tomó conciencia de que para salvar la empresa una de las cuestiones era disminuir el ausentismo", precisó.

Sabor aseguró que los sindicalistas reconocen que "en determinadas ramas de actividad tienen alto ausentismo y baja eficiencia", lo cual "puede modificarse ya sea cambiando algunas condiciones de trabajo, concientizando a los trabajadores, o modificando aspectos del convenio colectivo", lo que no significa que "el empleado no pueda enfermarse o tener un accidente", aclaró.

Por otra parte el viceministro de Trabajo manifestó estar "conforme" con la tarea realizada por la cartera laboral este año, a la que calificó de "compleja" y agregó que el gobierno tuvo un "corto tiempo para adquirir experiencia" ante los frecuentes conflictos y la necesidad de ofrecer "respuestas y soluciones".

El funcionario laboral valoró la capacidad de comando de "un Ministerio tan complejo, grande y esparcido en todo el territorio nacional", y explicó que se gestionó de manera ejemplar las cuarenta delegaciones.

"Los conflictos son muy heterogéneos. No es lo mismo un problema petrolero en Salta que en Comodoro Rivadavia, aun cuando se trate del mismo gremio. Entender las particularidades sectoriales lleva tiempo de aprendizaje. Pero estoy contento, porque los recursos humanos de Trabajo y sus funcionarios respondieron con solvencia y se obtuvieron resultados, como el buen diálogo mantenido con las organizaciones sindicales de cualquier color y el acierto concreto de haber evitado un paro general en el primer año de gestión de un gobierno no peronista. Ello fue muy interesante", puntualizó.

Sabor explicó que su cartera apostó a las mesas de diálogo, como la de la Producción y el Trabajo; del salario mínimo, vital y móvil; de la productividad; del empleo y las sectoriales, y aseveró que esa comunicación y la herramienta de la negociación colectiva triunfaron por sobre "la acción directa o la huelga".

En ese sentido, afirmó que el ministro Jorge Triaca reclamó a todos desde el primer día "ese diálogo, y ello fue logrado", en un año en el que hubo "mucho trabajo", como por ejemplo en el ámbito de la conciliación laboral, cuyas audiencias se duplicaron o triplicaron en apenas algunos meses y aportaron soluciones.

Al referirse a la posibilidad de que se modifiquen los convenios colectivos de trabajo, Sabor explicó que esa eventualidad debe ser propuesta por empleadores y trabajadores, aunque aclaró que el gobierno propondrá "un aggiornamiento" a las nuevas formas de trabajo, porque mantener actividades o categorías que ya no existen en esos instrumentos "es algo que a nadie le sirve".

"Muchas veces no se modifican esos convenios por temor a abrirlos y la incertidumbre de lo que pueda ocurrir. Es entendible. Pero las organizaciones apuntan ahora mucho más a evitar la pérdida de puestos de trabajo y a mantener determinados derechos en "un momento de crisis económica o de recesión. Quizá cuando se emerja podrá pensarse en cómo generar más empleos y cómo ser más competitivo. Entonces se darán naturalmente esos cambios", afirmó.

Sin embargo, Sabor adelantó que existen excepciones y que el gobierno nacional "ayudará" a modificar y adaptar ciertos convenios, como el de los petroleros y de la energía, porque hay "un déficit energético alto y se requiere competitividad".

Untitled Document